Jorge Glas, ¿irrompible? | Vistazo

Jorge Glas, ¿irrompible?

Edición Impresa

Jorge Glas, ¿irrompible?

María Belén Arroyo | [email protected] Jueves, 06 de Julio de 2017 - 09:57

Audio

Fines de julio de 2011. El entonces ministro de Sectores Estratégicos, Jorge Glas, junto con su viceministro Rafael Poveda, y tres de los 23 asesores ministeriales buscaban financiamiento para proyectos en Brasil. La gira duró una semana e incluyó reuniones en Odebrecht. Luiz Antonio Mameri y José Santos Filho, los anfitriones de la constructora, hablaron de las bondades de la firma y de su interés en ejecutar tres proyectos: Manduriacu, Daule-Vinces y Refinería del Pacífico. 
 
La reunión fue fructífera, se trabajaría en conjunto con la entidad crediticia brasileña BNDES. Pasaron menos de tres meses; Odebrecht volvió a Ecuador, a pesar del fracaso en la central San Francisco. El daño en un túnel de otra central, Pucará, también en el centro del país, puso otra vez a la brasileña en la órbita de la contratación nacional. 
 
Junio de 2017. Los exejecutivos de Odebrecht, Mameri y Santos Filho, colaboran con la justicia brasileña. Santos entregó los videos de los sobornos a funcionarios públicos; un dispositivo de memoria con lmaciones de personajes ecuatorianos se encuentra en manos de la Fiscalía, que ya los exhibió a 6 de los imputados en el caso Odebrecht. Entre ellos se encuentra el tío materno de Glas, Ricardo Rivera Arauz, quien según Fiscalía habría recibido $ 13 millones en coimas. 
 
La trama de sobornos ya causó la primera gran baja: Carlos Pólit Faggioni fue censurado a inicios de julio con 132 votos en el Legislativo que lo cesó como contralor aunque él había renunciado poco antes.  
 
Pólit fue reelecto contralor y completó una década en el cargo, con el visto bueno del oficialismo; pero fue vinculado por supuesta concusión en el contrato de la obra San Francisco. 
 
Desde Miami, a donde había viajado afines de mayo por un tema de salud, el excontralor aseguró que su gura fue un “Chivo expiatorio” del oficialismo, que busca alejar la atención del vicepresidente Jorge Glas. 
 
Con 59 firmas, la oposición pide el inicio del juicio político al vicepresidente Jorge Glas. Si bien en el movimiento de gobierno hay división, entre leales a Moreno y a Correa, la consigna es asegurar el blindaje a Glas. Al menos, por ahora... 
 
 

El oficialismo pone las manos al fuego por la inocencia de Glas. Volverlo irrompible políticamente es la causa mayor, que supera las pugnas internas entre correístas y morenistas. 

Los primeros tienen amplio espacio en la Asamblea: Viviana Bonilla, Marcela Aguiñaga, Sofía Espín Reyes son solo algunos de los nombres de los fervientes defensores de Correa en el Legislativo. 
 
El espacio parlamentario no es el fuerte de Lenín Moreno quien no logró inscribir a dos nombres de su entera confianza como candidatas al Legislativo por Alianza PAIS: María Fernanda Espinosa e Irina Cabezas, hoy integrantes de su círculo de colaboradores del Ejecutivo. 
 
Pero Moreno tiene, además del poder, un as bajo la manga: la asesoría en la sombra del gurú de la negociación política, Gustavo Larrea, el promotor de los diálogos directos con representantes de partidos opositores. Reuniones que han sido satanizadas por los asambleístas alineados hacia Correa, Gabriela Rivadeneira incluida. 
 
Cirugía mayor, cirugía plástica
¿Por qué insistir en el juicio, a sabiendas de que los resortes oficialistas actuarían para entramparlo? “Si Alianza PAIS le da la espalda al pueblo es su problema y tendrá que rendir cuentas. Los asambleístas que llegamos a trabajar y a fiscalizar, a diferencia de quienes vinieron al puesto a comprar joyas, buscamos una cirugía mayor para extirpar la corrupción, no nos vamos a conformar con una cirugía plástica”, dijo la asambleísta de CREO por Tungurahua, Ana Galarza. 
 
Debutante en este período legislativo, afirmó haber recibido amenazas por su labor fiscalizadora. Insiste en que otra prueba incrimina a Glas: el informe de Contraloría que determinó peculado en fondos para la reconstrucción posterremoto: “Miles de dólares en una alfombra para una sede ministerial y para empaques de papas fritas debieron usarse en obras de rehabilitación”. 
 

Jeannine Cruz también debuta como asambleísta de CREO en este período, representando a Loja. El año pasado, cuando era concejala, cumplió 30 días de prisión por haberse pronunciado en contra del alcalde Bolívar Castillo. 

“Odebrecht ha coimado a presidentes, vicepresidentes y senadores en otros países, esta empresa no hablaba con cuadros intermedios”.  

La asambleísta presentó una denuncia formal ante la Fiscalía por los presuntos sobornos de Caminosca. Ahora investiga los clanes familiares que giraban alrededor de Sectores Estratégicos.

Identifica al cuñado del primo de Glas como la figura que firmó el convenio de transacción para superar las diferencias con Odebrecht, tras los daños en San Francisco. El mismo personaje dirigió Ecuador Estratégico, apéndice del Ministerio Coordinador de Sectores Estratégicos. 

Raúl Tello Benalcázar, asambleísta de Pastaza por Movimiento Unidos por la Patria, integra la bancada opositora de Integración Nacional. Pertenece a la minoría crítica en esa comisión y no quedó satisfecho con el monólogo vicepresidencial: “¿Cómo es que el Vicepresidente le echó a patadas a Marcelo Odebrecht de su oficina, y luego no solo que les perdonan, sino que la constructora regresa con jugosos contratos?”. 

“No puede ser que se haya presentado ante la comisión a decir que él es responsable de lo bueno, y se desentienda de los problemas en los Sectores Estratégicos, que estuvieron bajo su responsabilidad estos años”. 

Mientras el Vicepresidente asegura que hay un complot en su contra, defiende su inocencia y califica de histéricas a las asambleístas que lo incriminan en actos irregulares, el excontralor Carlos Pólit ya pasó a la historia.